¿Por qué deberíamos beber agua del grifo? La respuesta en esta infografía

Mañana miércoles 22 de marzo es el Día Mundial de Agua y desde TAPP Water, la startup española que diseña soluciones de filtrado asequibles, cómodas y sostenibles para el agua del grifo en España, han querido reflexionar acerca de su consumo en nuestro país. Y es que hace 30 años tan sólo los turistas bebían agua embotellada en España. Ahora, en cambio, el 50% de los hogares de la Costa Mediterránea y el 32% del resto de España afirman hacerlo, de acuerdo a un reciente estudio sobre los hábitos de consumo de agua embotellada en España desarrollado por TAPP Water. Así pues, ¿qué ha cambiado?, ¿es realmente el agua embotellada más sana?, ¿qué impacto tiene su consumo masivo en el medio ambiente?

Según los estándares de la Unión Europea, el 99,5% del agua en España es potable. Pero esto no impide que muchas familias apuesten por el agua embotellada. Sin ir más lejos, en la zona del Mediterráneo, 1 de cada 2 hogares consumen agua embotellada. En esta decisión puede influir que esta agua es una de las que tiene mayor nivel de cloro y cal. Esto le proporciona un sabor y olor peculiares, incluso desagradables para muchas personas. En el resto de España, este porcentaje se reduce hasta el 32%, siendo País Vasco y Madrid las comunidades autónomas con mayor consumo de agua del grifo, un 86% y 84% respectivamente. Lo más alarmante es que si juntáramos todas las botellas de plástico generadas en España en un año, podríamos cubrir una extensión de 30 km2, lo que equivaldría a tres cuartas partes de la ciudad de Bilbao.

Las principales razones por las que los españoles evitan el agua del grifo son su sabor (62%), el estado de las tuberías (42%) y la salud (31%). Sólo el 36% de los encuestados piensa que el agua embotellada es más sana que el agua del grifo.

Ventajas de consumir agua del grifo

Por raro que pueda parecer, consumir agua del grifo puede suponer muchas ventajas:

  • Es de 100 a 150 veces más barata que el agua embotellada, lo que se traduce en un importante ahorro.
  • Deja una huella mínima en el entorno natural, si tenemos en cuenta que consumir agua embotellada tiene un impacto medioambiental 1000 veces mayor.
  • Es totalmente segura. Durante el pasado año, en España se reportaron cero incidencias de contaminaciones o enfermedades provenientes del agua del grifo.

En referencia al impacto medioambiental, en España estamos aún muy lejos de conseguir reciclar todo aquello que consumimos. Y es que aunque el 92% de los españoles piense que reciclar es importante y un 66% afirme que recicla, los datos oficiales nos muestran que sólo un 30% de los hogares lo hace. El resultado es que cerca del 50% de las botellas de plástico terminan en vertederos y si no se produce ningún cambio pronto, se calcula que en 2050 habrá más plástico que peces en el océano.

¿Eres de los que consumes agua del grifo o prefieres la embotellada? Animaros y compartir con todos nosotros vuestros comentarios. ¡Os estamos esperando!