Takeda presenta en España una nueva opción de tratamiento de primera línea para el cáncer de pulmón avanzado no microcítico ALK+

- patrocinador -

El Ministerio de Sanidad ha aprobado una nueva terapia para los pacientes diagnosticados de cáncer de pulmón no microcítico (CPNM) positivo para la quinasa del linfoma anaplásico (ALK+) la cual ha sido desarrollada por Takeda. Este tipo de reordenamiento ALK lo tienen alrededor del 5% de tumores de pulmón no microcrítico y es algo diferente respecto a los demás subtipos existentes.

Aunque su incidencia es baja, tiene un gran impacto en la supervivencia y en la calidad de quienes lo padecen, siendo algo más frecuente en mujeres, en personas jóvenes con una mediana de edad de 52 años y en personas que no fuman o fuman poco. Además, un 60% de los pacientes con este tipo de tumor, que suele detectarse en estadios avanzados, acaban desarrollando metástasis cerebrales, lo que repercute negativamente en su pronóstico y también en su supervivencia.

Este particular perfil de pacientes que sufren este tumor es un hecho destacado por el doctor Mariano Provencio, presidente del Grupo Español de Cáncer de Pulmón (GECP) y jefe del servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario Puerta de Hierro de Majadahonda (Madrid), que se basa en los datos del Registro de Tumores Torácicos (RTT) del GECP. Dicha herramienta muestra la variabilidad de subtipos de cáncer de pulmón. “Gracias al mayor conocimiento que tenemos de estos tumores en la última década sabemos que no estamos tratando con una única enfermedad, sino con una auténtica constelación de ‘subenfermedades’ con alteraciones moleculares específicas”, subraya, para insistir en que la solución para estas personas pasa por la investigación. “Necesitamos avanzar y explorar la medicina de precisión para poder ofrecer a los pacientes con dianas moleculares terapias que nos permitan mejorar su calidad de vida y su supervivencia”, señala.

- patrocinador -

En la misma línea, la doctora Rosario García Campelo, jefa del Servicio de Oncología del Complejo Hospitalario Universitario A Coruña (CHUAC), afirma que “un claro reflejo de los avances en medicina de precisión es que, para los pacientes con CPNM avanzado portadores de la traslocación de ALK, se dispone hoy de un amplio arsenal terapéutico con inhibidores de ALK (ALKi) de segunda generación que han demostrado una potente actividad en primera línea en comparación con crizotinib, tanto en términos de eficacia sistémica como de eficacia cerebral”.

El nuevo tratamiento, en cuyo desarrollo han participado 13 centros hospitalarios del Sistema Nacional de Salud, se trata de una terapia dirigida -inhibidor de la tirosina-quinasa (TKI) de segunda generación- diseñada para inhibir ALK, el oncogén C-ROS 1 (ROS1) y el receptor 1 del factor insulínico de crecimiento (IGF-1R, por sus siglas en inglés), además de superar mecanismos de resistencia asociados a otros inhibidores ALK. Los ensayos clínicos, de dos años de seguimiento, han revelado que esta nueva opción terapéutica demostró una eficacia sistémica e intracraneal superior a crizotinib, reduciendo el riesgo de progresión intracraneal o de muerte en un 69% en los pacientes con metástasis cerebrales de inicio. De hecho, según los resultados de los ensayos clínicos, los pacientes tratados con este nuevo medicamento vivieron más del doble de tiempo sin que la enfermedad progresara que aquellos pacientes que recibieron el tratamiento estándar.

La doctora García Campelo resalta como elementos clave de los inhibidores ALK de segunda generación, además de su eficacia sistémica y cerebral, el aumento de la supervivencia libre de progresión, el perfil de toxicidad y el beneficio en términos de calidad de vida. Y es que este fármaco fue bien tolerado y su dosificación, de una única toma diaria, repercute positivamente sobre la calidad de vida de los pacientes, personas en edad laboral que ven interrumpida su vida cotidiana como consecuencia de la enfermedad. Este es uno de los motivos por los que este subtipo de cáncer de pulmón tiene un fuerte impacto emocional sobre las personas que lo padecen.

“El compromiso de Takeda hacia los pacientes nos impulsa a buscar tratamientos avanzados para las personas con cáncer de pulmón y a cubrir sus necesidades”, dijo Andrea Naves, Directora Médica para la Unidad de Oncología de Takeda Iberia. “Estamos orgullosos de los resultados positivos de esta nueva alternativa para el tratamiento en primera línea del CPNM avanzado o metastásico ALK+, incluyendo los datos de eficacia sistémica e intracraneal, y particularmente por el hecho de que ya esté disponible en España para los pacientes”.

Infografía cáncer pulmón no microcítico ok scaled

- patrocinador -